domingo, 15 de abril de 2018

Mettet Marit, una vida inesperada.

Hoy el periódico El Confidencial,hace un repaso al curriculum de la esposa de Haakon de Noruega. y me ha sorprendido,yo no sabía mucho de ella, aparte de unas imágenes que se vieron antes del matrimonio, donde se la veía en una fiesta. Por unas fotos tampoco se pueden sacar conclusiones, yo no quise sacarlas en aquel momento, otra cosa es el Currículum que da el medio de comunicación antes nombrado.

Una boda así en otra monarquía hubiera sido impensable, pero los noruegos están hechos de otra pasta. Mettet Marit parece que tiene una agenda poco cargada de actos, y en cuanto al enamoramiento de Haakon nada podemos decir, el amor es un misterio, y viene dado desde la cuna, tanto para lo bueno como para lo malo. Entrar en consideraciones físicas no me gusta,porque al final es la personalidad y el carácter lo que enamora. Yo en el rostro de esta princesa nórdica veo dureza, y si se habla de una sonrisa forzada en la española, no digamos en la nórdica. He llegado a la conclusión que los hombres las prefieren aparte de rubias, con un carácter atronador, como al parecer tiene M.Marit.

Entrar en comparaciones con Dña Letizia, es absurdo, la reina española, es culta,tuvo un trabajo bueno y que muchas periodistas quisieran.

Nada podía hacer pensar que a la joven rubia,  el destino le tenía deparado un futuro tan brillante, brillante en cuanto a matrimonio y vida fácil.La sonrisa glacial del hijo, recuerda a la de su madre.Abajo os dejo el link del Confidencial.

El destino de las personas es todo un misterio y el porqué Mettet Marit tenía que llegar a ser reina, se nos escapa a todos. Será que las monarquías han evolucionado tanto que han perdido esencia. Intentar comparar también a Sonia con ella, es rocambolesco, Sonia era lo que hay llaman diseñadora de moda,antiguamente modista,  estudió la profesión en Suiza, otra cosa son los gustos de la casa real nórdica. Pero no hay paralelismos entre Sonia y ella. Sonia tenía un rostro dulce y Mettet Marit duro, y algo para mi peor, socarrón,la socarronería es algo que no va conmigo, y eso que he elegido una foto del día de su boda.

Ni Dña Letizia ni la princesa nórdica tienen rostros principescos, pero los rostros principescos pasaron a la historia.Las madres que crían a sus hijas con el sueño de verlas un día con la corona en la testa, y se encuentran con esto, pues se retuercen, quizá con razón, pero yo no soy monárquica, y miro con la distancia que ello requiere.



Un "ser" en las nubes.

        Este video es de lo más curioso que he visto en años.Vayan al minuto 2:50, aunque hay otras imágenes interesantes en el video,la del "ser" andando entre las nubes es cuanto menos llamativa.

Guillermo Fariñas, que decepción.

Hacía tiempo que no sabía nada de Guillermo Fariñas más conocido como Coco, pues me desligué del asunto cubano hace ya unos años, cinco ...