sábado, 30 de diciembre de 2017

La soberbria de Puigdemont.


De la soberbia hay frases como de cualquier otro pecado capital. Yo a los soberbios los digiero mal, no he conocido a muchos afortunadamente, tan solo a tres pero ha sido suficiente. 
    La soberbia de Puigdemont exigiendo a Rajoy una rectificación de forma formal y aceptando su poderìo, que es relativo, pues el 48% no es una mayoría para dar la independencia a Cataluña; pero al margen de "mayorías" está la actitud de este señor, que se ve empoderado, marcando el paso desde Bruselas, ahora quiere gobernar desde allí y que E.R acepte sus condiciones.

     Es la enfermedad del éxito, no cabe duda, algo siempre sobredimensionado.
       Y no quiero terminar este pequeño post, con otro dicho muy certero también.

Peñafiel y el periódico la Republica

El periodista Jaime Peñafiel ha tenido una evolución política curiosa, comenzó asistiendo a las cacerias con Franco, no le incomodaba el...