miércoles, 13 de diciembre de 2017

Lili Brik, musa de la revolución rusa-

Lili Brik en un cartel anunciador que se haría célebre con el paso del tiempo ( Knigui, libros en ruso)
El problema de las revoluciones no son los muertos, que tiene que haberlos, no hay revoluciones color de rosa, el problema es lo que viene detrás, venganzas incluidas.
Sucedió en la Rusia Soviética cuando Lenin tomó el poder, gobernaba pero no controlaba todo, tuvo que delegar en otros, aquellos que le habían sido fieles en el exilio, me refiero a Zinovieb, Kamenev, Trotskyt y otros muchos menos conocidos, la idea en principio era buena, terminar con la autocracia zarista, y con la miseria que había en Rusia, que en aquellos años aún era un estado feudal, se hicieron cosas, muchas, otra fue como se hicieron, la cultura tenía un papel predominante pero se pidió servilismo al régimen, no se podía disentir.
El primero que tuvo problemas fue Gorki, releyendo una biografía alternativa sobre el autor de la madre, se cuentan los problemas que tuvo cuando escribió Una vida nueva, no gustó comenzando por el propio Lenin y detrás el resto, el escritor arguyó que era la critica constructiva de un amigo y no la de un enemigo, pero fue invitado a dejar el país de forma solapada, Lenin su otrora amigo le dijo que se fuera a curarse de la tuberculosis a un sanatorio de Alemania, cosa que hizo, no volvería hasta después de fallecido Lenin, esta vez se alienó con el poder.
 Lili fue compartida por dos hombres, el marido y el amante.Vivían los tres en el mismo apartamento. No fueron un caso único en los primeros años de la revolución. Tenía una personalidad arrolladora y los hombres se enamoraban de ella.
La revolución rusa trajo daños colaterales, me viene a la mente Mayakoski uno de los grandes poetas rusos que se suicidó porque no pudo soportar tanta locura, cuando alguien ha nacido con la vena creativa y además en bueno en lo que hace pero no puede expresarse con libertad prefiere a veces morir. El poeta estuvo relacionado con uno de los íconos de aquellos años, me refiero a Lily Brik, una mujer judía que seguro que conocen sin saber quien es, su poster ha servido para muchas cosas, a mi me encanta. Lily dejó huella, era culta, inteligente, liberal y vivía como se le apetecía, hablo de los primeros años de aquella revolución, luego en los 30 cuando Stalin sacó el monje que había en su interior y se dedicó a hacerle la vida imposible a la gente hasta en lo más elemental que es  hacer el amor ,la gente comenzó a suicidarse, Lily también se quitó la vida, pero tenía ya 86 años, porque a veces no merece la pena vivir. El suicidio siempre estuvo mal visto en los países comunistas , se consideraba anti patriótico, y ya sabemos que en los países comunistas el estado prevalece sobre el individuo, no hay estadísticas de suicidio en aquella Rusia soviética y si las hay no han salido a la luz.
Y si hablamos de Cuba, en los años posteriores a la revolución, aquello fue como un virus que se iba extendiendo, los motivos, más claros imposibles, el derrotero que tomaba la revolución, aquello a diferencia de Rusia no fue para los obreros, que si tuvieron peso y se hicieron cosas por ellos, aunque bajo la bota de Stalin, lo de Cuba fue cargarse la Isla y de paso a todo aquel que estorbaba, gente que apostó por ellos, gente que ayudo, gente que sacrificó parte de su vida personal se vieron abocados al ostracismo cuando no muertos en circunstancias extrañas ( Camilo Cienfuegos) otros optaron por el suicidio, caso de Haydé Santamaria.

Ese es problemas de tantas revoluciones que se iniciaron y entre una cosa y otra fueron perdiendo el sentido originario. 

Nostalgia de un siglo.

Soy seguidora de Nigel Fowler Sutton desde hace un par de años. Un día por casualidad buscando información sobre Rusia, encontré un vi...