lunes, 4 de septiembre de 2017

Iglesias el conspirador.


A Pablo Iglesias le gusta más la conspiración que el poder. Cuando en Diciembre de 2015 y antes de que Rivera también girara, porque al parecer no lo tenía claro, pudo haber en España un gobierno de izquierda, y el líder morado se lo cargó, desde entonces sus vaivenes han sido constantes, hora blanco, hora negro, según se tercie, y esto demuestra que no es hombre de estado.

Al final se ha decantado por el nacionalismo catalán, haciendo piña con Oriol y Colau, un tripartito, al margen de lo que este grupo depare en el futuro, el suyo como aspirante a la presidencia o a tener peso en el Congreso de los diputados, está finiquitado.

Podemos está en crisis desde hace tiempo, Iñigo, Bescansa y otros cuantos o se fueron o los liquidó Iglesias. 

Las conspiraciones son para tiempos de revolución, un buen conspirador fue Lenin, pero ni el momento es el mismo ni Iglesias es el líder bolchevique

Peñafiel y el periódico la Republica

El periodista Jaime Peñafiel ha tenido una evolución política curiosa, comenzó asistiendo a las cacerias con Franco, no le incomodaba el...