miércoles, 30 de agosto de 2017

Vive feliz y otras zarandajas.



Frases como estas llevan años oyendose, la gente escribe por lo que vio u oyó, posiblemente no tuvieron un problema fuerte, la muerte de un hijo, verse tirado en la calle porque te expulsaron del piso, quedarte sin trabajo con una familia a cuestas, tener un accidente y quedarte tetrapléjico y la lista se podría alargar, y ante eso sonríe y se feliz, porque una sonrisa te puede salvar y ningún problema puede hacerte sufrir, esta fue la trampa del pensamiento positivo, que circuló por todo el planeta y se vendió como buñuelos de feria.

La autora de Sonrie o muere lo explica bien,el  libro lo leí hará unos cinco años y  me gustó. He llegado a la conclusión que nos movemos por mimetismo, si a alguien la va bien algo, le tiene que ir a todo el mundo, repetir frases del tipo de: hoy seré feliz y similares no sirven para nada, si tienes un problema. El pensamiento positivo es una realidad a medias y ahí estoy de acuerdo,hay gente que nace optimista y otros que nacen pesimista, luego la vida te va marcando un camino que una veces es de color rosa o casi y otras resulta angosto. Suelen poner como ejemplo el de Rokefeller, que vendía periódicos con 10 años en las calles de Nueva York y llegó a ser multimillonario ¿ pero cuantos Rokefeller hay?

La autora del libro Barbara Enrenreich padeció un cáncer de mama y en los seminarios a los que asistía y esto lo explica en el libro, nadie le permitía sentirse preocupada, los enfermos de cáncer tenían que batallar constantemente, eran valientes guerreros, luchadores incansables. Una persona con cáncer no puede estar preocupada , un parado que lleva 10 años sin trabajar ( en USA los hay) es culpa suya, porque cuando va a la entrevista no piensa en positivo, si hay 10 puesto de trabajo y solo lo obtienen 10 de los 500 que se presentaron , 490 pensaron negativamente y fueron los culpables de no conseguirlo, esto es una centinela que lleva años circulando.La ira, la tristeza y otras emociones negativas nos ayudan también y cumple su función, es imposible salir todos los días a la calle con una sonrisa en la boca, el que se deprime es poco menos que porque le da la gana.

La sociedad solo quiere sonrisas, gente alegre, y si de lo que se habla es banal mejor.

Y me quedo con una frase de Ortega y Gasset que no viene en el libro: Cada persona es ella y sus circunstancias.

https://elpais.com/elpais/2017/08/29/buenavida/1504000199_685876.html

Cuando violar a una mujer sale casi gratis.

La mayoría de la sociedad española ha reaccionado de forma contundente a lo sucedido durante los sanfermines, digo la mayoría porque h...