lunes, 7 de agosto de 2017

Injusticias históricas.

Y el lado oscuro de ciertos personajes.

Ayer merendando con unos amigos en unas charlas coloquios que un conocido organiza de vez en cuando, y donde se elige un tema a debatir, se habló de Angel Sanz Briz, un diplomático español de vocación, aquí hago un inciso entre haber pasado por la escuela diplomática y ser luego un diplomático con letras mayúsculas, es como en todas las profesiones, ni todos los maestros son buenos ni todos los médicos tienen ojo clínico.

Quien fue pues, Sanz Briz. Durante la guerra civil sirvió en el lado franquísta, luego fue enviado a la embajada del Cairo, y después a Hungría,  y aquí es donde se revela el verdadero diplomático. El embajador español decide denunciar las medidas que se estaban tomando contra los judíos, envió un telegrama a Madrid pidiendo libertad para ayudarlos, dijo  que estaban siendo deportados a campos de exterminios, y Madrid se lo concedió, estamos ya en unas fechas donde se sabía que Alemania había perdido la guerra, pero esto no tiene nada que ver con el sentido humanitario que al parecer el español desplegó, hizo doscientos documentos que salvaron la vida a doscientas familias  judías.Se sabe que dejando al lado galones y otras chorradas propias del mundo diplomático, Sanz Briz recorría estaciones de trenes y salvaba a judíos, les llevaba alimentos y medicinas, hubo también un diplomático suizo metido en este asunto, Carl Lutz y el sueco Wallemberg, a Briz se le llegó a conocer como el ángel de Budapest y llegó a salvar a unas 5.000 personas, pero la gloria se la llevó Shindler, un personaje un tanto controvertido según algunas informaciones que circulan por Internet, pero ya sabemos como es la varita mágica de Hollywood.

¿Porqué se eligió a esta persona? realmente el tema a debatir era injusticias históricas y el lado oscuro de algunos personajes celebres; el que dirigía la charla/debate era un catedrático de historia retirado. Allí salieron otros nombres como el de Ghandi, símbolo de la paz pero que le pegaba unas tundras de palo a su mujer que la dejaba postrada en el suelo, él mismo lo dijo en alguna ocasión, salió también el venerable y maravilloso Chaplin, al que Hollywood tapó un lado bien oculto, al parecer tenía cierta obsesión por los menores; Madre Teresa de Calcuta en cuyos hospitales había una miseria absoluta a pesar de las ingentes cantidades de dinero que recibía, los enfermos no recibían tratamientos paliativos, porque la monja decía que el sufrimiento era un camino para llegar a Dios y Juan Pablo II con un historial no exento de polémica, hombre santificado y adorado por muchos.Otro que tampoco se libró fue el celeberrimo Walt Disney de origen almeriense, al parece r explotaba a sus trabajadores y ante la mas mínima protesta los despedía, muchas de sus muñequitos no fueron obra suya sino de los que con él trabajaron, el estampaba su firma y de Hollywood al cielo, sin pasar por Madrid, y por ultimo se habló de otra celebrity, Katerinne Hepburn, era lesbiana, y los estudios tenían a una persona encargada de proporcionarle carne fresca diariamente, se inventaron un lío con Spencer Tracy, y se firmó bajo contrato que ambos estaban enamorados, pero como él era católico practicante no se podía divorciar, Tracy terminó hasta el gorro del asunto. Y así se escribe la historia.

Pero la historia los consagró a todos como genios y hombres santos

Cuando violar a una mujer sale casi gratis.

La mayoría de la sociedad española ha reaccionado de forma contundente a lo sucedido durante los sanfermines, digo la mayoría porque h...