jueves, 15 de junio de 2017

La decadencia de la ciudad moderna


Es un fenómeno que vengo observando desde hace unos años. No sucede en todas las ciudades, sino en aquellas con un pasado demasiado reciente. Alicante lugar donde vivo actualmente y que conocí en los 70 es un buen ejemplo de ello, el centro está muerto, solo algunas calles se salvan, y cuando hablo de muerte no me refiero a los comercios que pueda haber, sino a la decadencia y la sensación de vacío que se experimenta al pasar por allí. Uno de esos lugares es el Ateneo, hace poco pasé por allí y se me ocurrió entrar,  no había nadie, hablé con una persona que se encontraba en el lugar y me dijo que hacía años que estaba así y que terminaría cerrando. Internet no es ajeno a este fenómeno, antes la gente salía más, ahora se hace de forma puntual.

En centro Europa  no se da  de la misma forma que en España. Praga tiene un auge de la vieja ciudad, Viena también, y en España podría poner el ejemplo de Sevilla, que tuvo un resurgir con el boom inmobiliario, y el centro volvió a "vivir", pero hay  cosas que cambian con el paso de los años, y somos nosotros los humanos, la ciudad queda pero nosotros evolucionamos en un sentido a veces difícil de comprender. Muchas veces paseas por un lugar con historia y hay una sensación de vacío difícil de explicar, lo decía también un escritor francés, P.Modiano, en su caso era en Paris, cuando paseaba por viejos lugares, hay edificios que han perdurado con el paso de los años, pero otros se demolieron en los 70/80, años en que la ciudad fue casi reconstruida.

Esa sensación se acentúa más cuando visitas o ves por Internet una antigua sede olimpica, es el colmo, con lo que cuestan construirla, y en algunos países hasta se endeudaron por tenerla, pero luego a los dos años no saben que hacer con ella y cae en un abandono que produce crispación y sensación de fantasmagoria.

En distintos países hay atracciones turísticas que un buen día fueron abandonadas, sin que se sepan bien los motivos, algunas parecen habitadas por seres de otros mundos.
Al final te das cuenta que lo persiste es la belleza, y los lugares que tuvieron historia.Lo demás fue construcción basura, pan para hoy y hambre para mañana, lugares que espantan, pero que costaron mucho dinero.

Y no voy a hablar de Detroit, porque ya hay demasiad información en Internet, símbolo de la decadencia por excelencia.

Cuando se escribe y para quien se escribe

Para escribir hay que tener dentro el germen y el Don, lo pongo en mayúsculas, porque solo lo tienen unos cuantos, el germen lo tenemos...