viernes, 12 de mayo de 2017

La belleza de los monasterios ortodoxos.


Que puede tener un monasterio ortodoxo para que atraiga a una mente tan anti religiosa como la mía, porque si hay algo de lo que huya es de la religión, de cualquiera, para mi todas son iguales, pero los monasterios ortodoxos me atraen como avispas a un panal de miel, no sé porqué a día de hoy, quizás 
porque me gusta la belleza en todas sus formas. Tengo un ascendente Libra en mi carta natal que advierte de este concepto de belleza tan marcado, y desde luego no se equivoca, cuando entro en un lugar admiro la decoración, el gusto que la persona pueda tener, y esto se hace extensivo al vestuario, aunque ahora vista como el resto.

Los monasterios ortodoxos me transmiten cierta paz pero no frialdad a pesar de que  estén gran parte del año cubiertos de nieve; sus cúpulas de cebolla se me antojan graciosas y majestuosas, me gustan más por fuera que por dentro, aunque por dentro he visto muy pocos y se parecen bastante.

La arquitectura ortodoxa es algo recargada, iconos, lamparas enormes, cirios por todas partes, y sus Popes con vestiduras abigarradas, son mas "barrocos" en el sentido exagerado del termino que los católicos, pero lo más llamativo son sus cúpulas de cebolla.


La arquitectura civil rusa tampoco está exenta de belleza, en la época zarista era conocida como de crema pastelera y azúcar glasé, así la describen los viajeros intrépidos que a finales del XIX emprendían viajes por tierras eslavas,entonces era toda una aventura,hoy las cosas han cambiado, cuando te bajas del avión hay una agencia de viajes esperandote, y te lo sirven en bandeja.

Lo que distingue a la arquitectura religiosa rusa de otros países es también el entorno, lugares algo apartados y con poco transito de gente, un monje necesita unas condiciones de vida alejada de la muchedumbre, en Rusia además hay espacio.


Aquí en España he visto "iglesias" a pie de calle,en un lugar de paso de vehículos, con un ruido infernal,no solo de otras confesiones religiosas de rama cristiana, también alguna católica, yo creo que cada cosa requiere de un lugar, se dice que Dios está en toda partes, si ,, pero... si hay mucho ruido, o un bar al lado, eso interfiere,, mejor ir al campo, la practica de la religión requiere de soledad, por eso tampoco entiendo a un señor subido en lo alto de un estrado leyendo la biblia o mejor dicho interpretando la biblia, y un publico escuchando en sus sillones,, .

Entre los ortodoxos el matrimonio está permitido pero no para todos, si se aspira a cargo como Archimandrita no se puede contraer matrimonio, los monjes si lo desean pueden,los hay célibes y casados, y lo Popes igual,me parece una buena opción.

Y por ultimo decir que aman a los animales, sobre todo a los gatos, en algunos tienen hasta osos.



Carmen Franco y su biografía novelada

Vivimos tiempos de novela histórica y después de conocer los amoríos de Suñer y la marquesa de Llanzol, ahora le toca al turno a la hija ...