sábado, 1 de abril de 2017

Cuando la distancia se impone.


Recuerdo la primera vez que entre en Face, fue en 1910, y desde entonces ha llovido, entonces la gente se saludaba  y no se hacían la guerra,  hoy los foros son un conglomerado de exceso de información, pero claro cada cual informa a su gusto, lo mismo se pone una noticia falsa, que una chorrada.

Hoy en el muro de un amigo se hablaba del derecho del empresario a decidir a quien contrata, la verdad es que siempre ha sido así, no estamos descubriendo América, y de pronto entra alguien a saco hablando del velo, aquí puede haber opiniones para todos los gustos y los que discrepen no pueden ser tachados de racistas, palabra facilona para cuando algo no gusta de otro grupo religioso, falta de respeto y demás palabrería, pero lo peor viene cuando el susodicho continúa : Y si entra una monja que le dices?? yo he puesto y debería haberme callado, que una monja no entra a pedir trabajo en ningún sitio, pero el individuo ha seguido con una retahíla vacía, cualquiera dirá que pertenezco a algún grupo religioso de los que pululan en estos tiempos. Y no, pueden estar seguros que no.Pero estoy harta de oír tonterías de todo tipo. 

Vivimos un momento donde si no piensas igual eres mi enemigo, y te dejo de hablar, no todos claro, siempre hay excepciones, pero para eso está el "mail de toda la vida".

A veces se impone una alejamiento, que no un bloqueo, de los foros, sean estos del tipo que sean, la distancia a veces es buena, te ayuda a ver de otra forma.

Guillermo Fariñas, que decepción.

Hacía tiempo que no sabía nada de Guillermo Fariñas más conocido como Coco, pues me desligué del asunto cubano hace ya unos años, cinco ...