martes, 3 de enero de 2017

El S.XX, un siglo de dictadores


                                                                             

Castro con Norberto Fuentes, pasó de ser su amigo del alma, a escribir una biografía muy critica sobre él. Castro convence al principio, pero al final todos terminaron huyendo de sus garras



Todos los grandes de este siglo tanto en lo bueno como en lo malo, nacieron para llegar al poder y mandar y todos tienen unas características comunes. Da lo mismo que sea Franco venerado por algunos como el salvador de la patria o que sea Stalin, otro salvador también.

El porqué una persona nace para llegar al poder es algo que se nos escapa, para los que apostamos por la teoria de la predestinación, es porque alguna labor importante debían hacer, que puedo entender en el caso de Rusia, anclada en el feudalismo pero no en el de España o Cuba. En Cuba había miseria, cuando Fidel llegó al poder, pero lo que ha dejado al irse no es como para tirar cohetes, además el pueblo tiene derecho a expresarse, no puede estar amordazado, cosa normal en las dictaduras. Si nunca entendí el porqué la dictadura franquista aún menos entiendo la de Hitler y el holacausto, esta es una pregunta que se han hecho muchos historiadores. ¿ Que sentido tuvo aquello? No hay respuesta.

Todos los dictadores cuando se estudian sus vidas están cortados por un mismo patrón.

Estudiosos durante la adolescencia ( con la excepción de Hitler, que no sabemos muy bien que hizo)

Pocos amigos ya en la edad escolar. Desde temprana edad hay desconfianza en su entorno más inmediato, incluso con la familia, no suelen tener apegos-

No gustan de los niños, aunque la iconografía nos los pinten rodeados de ellos, ni a Franco, ni a Hitler , ni a Lenin, ni a Castro,ni al resto le gustaron nunca los niños. El Caudillo” era amable con sus nietos, pero eso no significa que amara los niños.

Algunos suelen tener carisma, no es el caso de Franco ni de Hitler.

En la edad adulta sus amistades están solo en función de sus propios intereses.

Suelen tener la mano ligera, a la hora de firmar sentencias de muerte.

No suelen tener apegos religiosos, con excepción de Franco, que se creyó un elegido de Dios, otro iluminado fue Salazar.

La mayoría suelen tener un punto mujeriego con excepción de Franco y Hitler,el primero a decir de algunos historiadores, apático del sexo, y el segundo de gustos particulares,solo hay que ver su gusto por la jovencita Eva Braun, haciendo juegos como si de una niña de 10 se tratara.

Tampoco suelen ser muy generosos.

Suelen tener una capacidad intuitiva especial, adelantandose a aquellos que aún no lo han traicionado pero que lo van a hacer. Aqui Castro, Stalin y Lenin fueron auténticos prodigios, casi videntes.

Y suelen durar muchos años en el poder, con excepción de Lenin, que tan solo gobernó de 1918 a 1924 y el ultimo año enfermo y sin poder de decisión.

Cuando mueren , después de las pompas fúnebres, la población suele sentir cierto alivio.

Hoy ya tan solo quedan los Kim, una saga familiar algo extraña.




La liberación de Leopoldo Lopez

La liberación de Leopoldo Lopez por parte de la mediación de Zapatero ha llegado a sentar mal a un sector. La mezquindad de algunos no ...