jueves, 20 de octubre de 2016

La belleza del toro en libertad y el desatino de las corridas de toro.

                                                     



Cataluña ha tomado una decisión sabia, que muchos aplaudimos, y esto en mi caso no tiene nada que ver con el asunto nacionalista, sino con el mal trato animal. El constitucional puede decir misa¿ cuantos van a ir a ver una corrida en Cataluña? Desde el momento en que no haya subvención , la fiesta se terminó.

Sería lamentable ver a gente impidiendo que otros asistan, estoy en contra de los escráches, me recuerdan al vecindario cubano montando un escándalo ante la puerta de un disidente, el escrache no es nuevo, ya lo inventó Castro. 

No es necesario ir tan lejos, cuando la gente deja de frecuentar un sitio, el sitio en cuestión se ve obligado a cerrar. 

La mal llamada fiesta nacional es sangrienta, y dolorosa, dolorosa para el toro, ya lo describió bien Vargas Llosa en un articulo, 14 minutos de sufrimiento atroz, decía, y todo esto para que unos cuantos se regodeen, y dolorosa también para el torero, cornadas y muchas veces la muerte, pero el torero se pone por gusto , el toro no.

¿Cuanto políticos de todos los partidos van al "festejo" ? Ninguno, por no ir,no van ya ni los reyes. Felipe fue educado por su madre en el respeto a los animales, y ella está en otra onda, y no precisamente taurina.

La " fiesta nacional" será un reducto marginal de aquí a 30 años, como lo son las peleas de gallos.

Miss chiquitita y otras chorradas.

Menos mal que esta moda no llegó a España. Su origen surge en Estados Unidos hará un par de decadas entre ciertos estratos bajos de la ...