martes, 11 de octubre de 2016

Premios literarios y otras historias.



                                              


Hablando con un amigo cubano ex director del centro de estudios hispanos de la Habana , exiliado político y residente en España (*) sobre los premios literarios y sobre si era conveniente presentarse o no, su opinión fue la misma que la de otro escritor y conocido mío: los premios están en su gran mayoría apañados, los que forman el jurado siempre tienen a algún amigo, la editorial que se va a comprometer a editar la obra ( suele ser el premio) tiene también los suyos, y lo peor es que el manuscrito va circulando de mano en mano, te pueden copiar la idea, si además es un ensayo y aportas datos y documentos novedosos puede ser materia prima para que alguien diga: mira aquí esta lo que buscabas. Puede haber honrosas excepciones pues no me gusta meter a todo el mundo en el mismo saco. Los premios que convocan las diputaciones suelen quedar dentro del ámbito comarcal o provincial, sea el manuscrito bueno o malo.

¿Hablo por hablar ? No, hace unos años se hizo una película : Manolete. Esta película nunca se llegó a estrenar en salas de cine, pues un juez lo prohibió, y lo prohibió porque el guión firmado no era de la persona que hacia la firma , sino de otra que lo presentó hacía un tiempo, el manuscrito comenzó a rodar como una pelota, hasta que una productora dijo: Ah,, que buen guión, me interesa. En este caso la justicia dio la razón a la persona que hizo el guión, pero hubo que meterse en juicio, hubiera podido dar con un juez que hubiera dicho: es similar pero no un plagio, hubiera perdido dinero  y sobre todo el daño moral que supone algo así.


Hay demasiado de todo, desde escritores que intentan sacar una obra al mercado y cuando lo consiguen viene alguien endiosado y entendido y tira la obra por los suelos, y se quedan tan panchos, hasta cineastas, actrices en ciernes que aunque trabajen bien un papel los hados parecen no estar de su parte, cuentan tantas cosas.. el físico en estos casos no es baladí, y un buen padrino ¿ cuantas no lo tuvieron?  Y podría continuar....


(*) Miguel Iturria Savón. Escritor y critico literario residente actualmente en España. Miguel escribió un ensayo histórico sobre los vascos en Cuba, lo mandó a Bilbao a un concurso, poco tiempo después vio alguna obra editada sobre lo mismo, con datos que él había aportado, después de manejar archivos históricos en Cuba. Solo tuvieron que coger el manuscrito y copiar lo que les interesó. Ahora la diputación de Portugaléte lo va a recompensar editando la obra,, después de 10 años y de muchos disgustos.

                                         



Carmen Franco y su biografía novelada

Vivimos tiempos de novela histórica y después de conocer los amoríos de Suñer y la marquesa de Llanzol, ahora le toca al turno a la hija ...