miércoles, 13 de julio de 2016

Lenin un siglo después-




Han tenido que pasar muchos años para que empecemos a saber quien fue Lenin, no me refiero al político harto conocido sino al hombre.Aquellos que estuvieron más próximos como kamenev o Martov no dijeron nada al respecto.Stalin si comentó algo en privado, pero cayó en el chisme y tampoco se trata de eso,hace poco leyendo un libro titulado La corte del Zar rojo se habla de algún comentario de Stalin refiriéndose a los líos de Lenin con sus secretarias, entre el chisme vulgar y como fue su vida hay un trecho.


Desde hace años se vienen desclasificando archivos aunque todavía queda, esto nos ha permitido saber un poco más del hombre, también algún libro poco conocido como las memorias de Lise de K amante suya de 1905-14 nos da una idea, lo que dejó su esposa fue una hagiografía, se limitó a dar cuatro retazos sobre él y a hablar sobre todo del político, es lo más fácil, casi todos coinciden en definir al revolucionario.

Lenin fue ante todo hombre y luego le podemos añadir otros calificativos como el de revolucionario, nació para dirigir la revolución y sacar a Rusia del feudalismo, algunos se preguntan ¿no había otra posibilidad? Si no sucedió es porque no la hubo, vayamosno olvidando ya de las casualidades históricas porque no existen, las cosas tienen su razón de ser, quien tiene una misión que cumplir va encontrando el camino llano para cumplirla, otra cosa es como luego lo haga y los fallos que pueda cometer.


En Rusia la situación sentimental de Lenin siempre fue un secreto

Sus hermanas hablaron de un niño inquieto y revoltoso, menos mal que no dijeron que era un santo, un niño que rompía los juguetes y se daba cabezazos en el suelo porque según su hermana Maria la cabeza le pesaba más que el cuerpo, un adolescente disciplinado y estudioso, pero de esos años de juventud poco más se sabe.

El Lenin que más nos interesa es el hombre ya formado, viajero empedernido que estuvo en toda Europa excepto en España, sus viajes en parte por cuestiones políticas y en parte por ocio fueron formando al personaje que luego sería, hubiera sido imposible de haberse quedado en Rusia y haber conocido una sola tierra, necesitaba amplitud de miras. Estuvo en Niza pasando una semana y le gustó, no sabemos si solo o acompañado porque aquí las versiones varían de un libro a otro, estuvo muchas veces en Capri en casa de su amigo Gorki, yo tengo dudas sobre esta amistad, o mejor dicho sobre la sinceridad de la misma , pero lo cierto es que estuvo allí  varias veces, Gorki era el banquero del partido, el que guardaba los fondos de procedencias varias.

Sus años en París parando poco en casa, se diría que la tenía como hotel, entre su relación con Lise primero y luego con Inessa y durante cuatro años estando con las dos, mas los viajes que tenía que hacer por congresos y otros motivos ¿ que tiempo tenía para estar con Nadia?

El editor del periódico el Sol democrático lo recuerda remangado engrasando su bicicleta en la puerta de casa y paseando con su esposa.

Sobre sus gustos personales poco ha trascendido, no le gustaba gastar, era meticuloso en todo, los lapices tenían que tener la punta afilada, sobre lo que comía no sabemos nada, salvo alguna chorrada contada por sus acólitas, del estilo cenaban un trozo de pan porque ellos no iban a comer algo que no pudiera comer el pueblo, (Clara Zetkin) luego se ha sabido que el cocinero de Lenin fue el abuelo de Putin, que primero lo fue de Rasputín y luego lo sería de Stalin, debió ser el mejor cocinero que había en Rusia.

No fue un asceta ni un fiel esposo, eso ya pasó a la historia, fue un seductor que no podía pasar de las mujeres, de lo cual me alegro, no me gustan los misóginos ni los dioses.

Cuando llegó al poder comenzaron las biografías y hubo que tirar de viejos amigos, alguno debió contar algo, pero ninguno se fue de la lengua demasiado, no sabemos si por amistad o por otros motivos.

Sobre Lenin siempre corrió un rumor, según el cual frecuentaba ciertas calle de París, la policía francesa lo seguía dia y noche por orden de la policía zarista, cuando se produjo el trasvase de fondos de Moscu a París, los llamados Archivos de Moscú es posible que los rusos guardaran algunos dossiers, algunos investigadores como Helen Rappaport que está en esa linea no ha podido demostrar nada, pero el hecho de no poder demostrar algo no significa que no exista.

Era carismático y la gente se sentía a gusto con él, sobre esto ultimo son opiniones pero imagino que no sería algo general. Tenían costumbre de celebrar la noche del 23 de Diciembre y la de fin de año.

Para más información:












Toros, toreros y muertes.


A mi el toro me gusta verlo asi, en libertad y disfrutando de su entorno.
Dejen de insultarnos.

Serán seres pero no humanos, esta es la frase que he leído y me ha puesto de muy mala leche.

Yo no me alegro de la muerte de nadie, pero el torero sabe el riesgo que corre, el toro se defiende, ¿o tampoco puede defenderse? Muchos precisamente por humanos estamos en contra de la mal llamada fiesta nacional, el sufrimiento que le hace el torero al toro es de todo menos humano, ya está bien de frases absurdas.

Lo que yo pienso sobre los toreros me lo reservo, estoy en mi derecho, pero los que no amamos la mal llamada fiesta nacional somos precisamente humanos, somos eres sensibles, esta Sra ha soltado lo primero que le he venido a la cabeza.

¿ Tengo yo que sentir compasión por un “ser”que maltrata a los animales??

Cada vez menos españoles aman esta "fiesta trágica y sangrienta, si no fuera por las suvbenciones ya habría desaparecido.

No somos culpables de esto, Uds si

No se pongan delante de un toro, ni en la plaza ni en los pueblos, ahora vienen los lloros, los lamentos y las denuncias contra quienes se han ido algo de la lengua, todos están muy ofendidos. Tengan un poco mas de sensibilidad con los animales, estos son los mismos que luego le pegan un tiro a los galgos o ni eso  los cuelgan y que mueran lentamente. No por favor  ¡¡ basta ya!! 


No Sra somos humanos, mas que Ud y que muchos.


Las 50 sombras machistas.

Cuando Erika L Mitchell terminó su manuscrito, se encontró con el dilema que se encuentran muchos autores, que las editoriales por motivo...