domingo, 29 de mayo de 2016

Vencedores y además mujeriegos

Hoy vi un cartelito de esos que circulan por Face y otros foros, decía textualmente: No se puede cambiar el pasado pero hay hechos históricos que permanecen ocultos. Y cuando estos hechos son desvelados la historia tiene otra lectura.

Ha sucedido entre los gobernantes pero sobre todo entre los dictadores,a la mayoría los han pintado como ángeles asexuados, el único ángel asexuado que ha habido ha sido Franco, el resto han tenido una faceta normal, entendiendo por ello que gustaban de las mujeres y no siempre de la suya, quizás ahí estaba el problema.


Elizabeth Bibesco

Un ángel asexuado fue Primo de Rivera, siempre se ocultó su relación con Elizabeth Bibesco,Jose Antonio tenía una novia perteneciente a la nobleza española pero cuando el padre se enteró del asunto de la Bibesco la obligó a romper, los seguidores del falangista hicieron correr la voz que fue la familia de él quien patrocinó la ruptura porque la chica no tenía suficiente abolengo.

¿Esto cambia la historia del líder falangista?No, una cosa es la política y otra el amor.

Otro asceta importante fue Lenín, con fama de misógino hasta que Moscú comenzó a desclasificar, y hay todavía información bajo llave. Dicen los franceses que en el caso de Lenín se habló siempre de un ser excepcional guardando la verruga( expresión francesa para tapar aquello que no interesa) y ahora se ha pasado a hablar de la verruga.

En el fondo tanto falangistas como comunistas adolecen de lo mismo, el líder es puro, no tiene vicios, es fiel, en ambos casos mintieron y de ambos  se escribió una historia distorsionada, pero ya sabemos que el tiempo es muy jodido y al final terminamos sabiendo más de lo que quisieramos.
¿Realmente  los seguidores quieren a un líder asexuado y misógino? mi opinión es que no.


Lise de K, amante de Lenin entre 1905-14. Si ella no hubiera escrito su historia ( disponible en mi blog de biografias, abajo el link) Nadie se hubiera enterado.

Y de Salazar ¡¡que estaba casado con la patria!! misma historia, a Salazar le gustaban las mujeres pero nunca las quiso en la "sacrístia"

Hoy por fortuna se viven otros tiempos y ni Holland que pasa desapercibido con su moto y su casco se libra, claro que Holland no es ninguno de los anteriores.




Las 50 sombras machistas.

Cuando Erika L Mitchell terminó su manuscrito, se encontró con el dilema que se encuentran muchos autores, que las editoriales por motivo...