sábado, 30 de abril de 2016

El buen libro



Hoy hablando con  un amigo escritor y periodista cubano afincado en España me comentaba de las personas que investigan sobre la vida de otros, personajes más o menos conocidos pero cuyas vidas en muchos casos fue interesantísima y la cantidad de cosas que se aprende, me decía también que hay que estar por encima de modas.

No todo el público se decanta por lo fácil, los libros dedicados a superación personal se vendieron en la década de los 80/90 y bien entrado el 2000 como rosquillas, fue un filón para las editoriales, aún recuerdo el más célebre entre los célebres El Secreto de Rhonda Birne, millones de ejemplares vendidos y hasta una película, yo me pregunto si el libro le habrá servido realmente a alguien a excepción de su autora que se hizo millonaria con un librito de a penas de 70 paginas .

Otro tipo de obras son las de corte romántico con títulos más o menos sugerentes pero con temática de fondo harto conocida, muchos de estos libros se pueden descargar por Internet, a mi personalmente no me interesan.

A día de hoy las obras escritas sobre el espionaje durante la II Guerra Mundial me siguen apasionado, no tanto la novela sino aquellas basadas en hechos reales, en mi blog dedicado a resúmenes tengo algunos libros sobre el tema, y aunque minoritario siempre hay un publico entusiasta, así como el género biográfico, mi post dedicado a Lenin, Inessa Armand y otros amores, resúmenes de varios libros leídos y una investigación hecha por mi cuenta, bate record de lectura de todo lo que tengo escrito, el premio para el que escribe es que alguien se interese en lo que cuentas.

Las modas en escritura son eso modas pasajeras, algunos géneros aguantan, el folletín a lo largo de la historia ha tenido distintos autores y posiblemente también haya evolucionado, el problema es que no aporta nada, es una lectura de puro pasatiempo, hoy las Corines Tellados existen, y algunas son extranjeras cuyos libros son traducidos a nuestro idioma,lo cual indica que el genero sigue vigente y tiene público.
Un buen libro es como un buen vino, te deja un gusto agradable , también se pueden combinar, porqué no un libro y una buena copa de vino

Hay que distinguir entre la buena lectura y aquello que solo nos evade del quehacer cotidiano pero que no nos aporta nada.

En Internet hay para leer y hay cosas interesantes, también hay blogs y biografías que son copias de copias y que no aportan nada, con fechas erróneas y datos falsos,muchas veces con intención de desprestigiar a tal o cual personaje, biografías que no llegan a las 20 lineas, pero también existe lo contrario.

Fidelizar a un lector lleva tiempo,en el caso de los que buscan información sobre un determinado personaje si lo que se ofrece es lo mismo que hay en tropecientos blogs el lector no volverá a entrar, lo mismo digo con los resmenes de libros, algunos no superan las 5 lineas y evitan decir hasta de que va el tema, lo cual me parece una tomadura de pelo o engañifa, para que el lector compre algo que a lo mejor está lejos de ser de su gusto.  En los artículos sobre distintos temas, hay que huir de la ambigüedad y ser claro, también resulta interesante indicar la bibliografía consultada si se consultó.

Aquí os dejo el link de mi otro blog:





Las 50 sombras machistas.

Cuando Erika L Mitchell terminó su manuscrito, se encontró con el dilema que se encuentran muchos autores, que las editoriales por motivo...