viernes, 12 de febrero de 2016

Y en eso llegó el botox.


El mito de la belleza no lo es tanto sobre todo en algunos países donde los matrimonios siguen siendo concertados y donde lo que importa es que esté bien y sirva para algunos menesteres muy concretos, así ha sido valorada la mujer en Irán durante siglos y al parecer hoy la situación poco ha cambiado.

¿ Y la personalidad ? parece ser lo de menos. Hablo de Irán país que me gustaría conocer porque creo que tiene un par de ciudades  de esas con historia y algo mas: Bander Abbas e Ispahan.

En Irán siempre ha habido Zerezades , en todos los países las hay aunque en algunos mas que otros, la iraní cuando es bella nadie le hace sombra, ellos también, pero a parte de las leyendas, el ciudadano medio iraní sea este hombre o mujer tiene un rasgo que lo tipifica, la nariz, de dimensiones a veces descomunales, entiendo que nadie quiera una nariz así, porque aunque algunos hablen de nariz con personalidad yo creo que la personalidad no está en la nariz afortunadamente.

Hoy el país se ha convertido en el reino  de las cirugías estéticas, si en otros lugares se oculta allí se dice con orgullo.

No solo se opera la nariz que en este caso lo comprendo, sino que los rostros parecen tortas de pan en pleno proceso de levado, el botox campa a sus anchas, los labios parecen que tienen un acceso de fiebre, según la opinión de un doctor: Las mujeres buscan ponerse a salvo a través de la cirugía, están obsesionadas con el tipo de belleza de mujer americana.  No sé exactamente que quiere decir el Dr con ponerse a salvo.

La belleza es algo relativo y un compendio de cosas, desde una mirada hasta un andar, la dulzura o el fuerte carácter todo forma parte del conjunto, pero desde luego elegir esposa como hacen en Irán en función del grosor de los labios o unas caderas orondas, puede dar como resultado un matrimonio bien desdichado. 

En Irán la mujer suele ir hiper maquillada aunque vaya con chador, es el país donde las tiendas de cosméticas hacen su agosto y las grandes firmas viven de países del golfo pérsico. Aquí estamos en las antípodas, es raro ver a una mujer maquillada en la calle, en una reunión que tuvimos un grupo de antiguas amigas del cole, casi todas íbamos con la cara lavada y aguantamos bien el tirón ante la foto. Siempre me he decantado por un rostro natural con sus imperfecciones.

En un reportaje que he visto sobre mujeres iraníes se ven rostros inexpresivos, sonrisas forzadas, cejas arqueadas como si estuvieran asustadas, gastarse tanto dinero para esto...


Y para enamorar donde se pone una mirada no hay nada que lo reemplace.

Cuando se escribe y para quien se escribe

Para escribir hay que tener dentro el germen y el Don, lo pongo en mayúsculas, porque solo lo tienen unos cuantos, el germen lo tenemos...