domingo, 3 de enero de 2016

Restaurantes y otros cuentos.


Habrá quien me tache hasta de cateta pero me da igual, si en algunos asuntos siempre he sido progresista y vanguardista en cuestiones culinarias soy de pueblo y muy tradicional.

Desde hace unos años se han puesto de moda los restaurantes que están en la guía Michelín, caros y estrambóticos en algunos casos, yo tan solo he ido una vez en mi vida, fue en Sevilla y ni recuerdo el nombre pero aunque lo recordara ni lo diría, a alguna mente preclara se le ocurrió que en aquel lugar se comía muy bien porque tenía un par de estrellas de la guía Michelin y fuimos sin saber muy bien lo que nos esperaba.

Y lo que nos esperó fue una tomadura de pelo, nombres rimbombantes para cosas normales, un plato exageradamente grande y una porción ridícula de comida con mucho adorno de colorín, con dos platos te quedabas como si no hubieras comido nada, había que pedir por lo menos cuatro a una media de 10 €, osea que había que dejarse 40 mas el postre y la bebida, los postres no bajaban de los 6 € aunque pidieras un arroz con leche, nos limitamos a pedir dos platos por comensal y decidimos no pedir postre.

Fue la primera y la última vez que entré en un restaurante de los que ahora se estilan. Lo mío es el mesón de toda la vida, con un menú que puede oscilar entre los 9 y los 12 €, en Madrid me gustan los que están detrás de Sol, y donde ponen un buen cocido madrileño, yo después de un día de ajetreo de andar y visitar necesito un plato caliente , donde el camarero no se pegue a mi espalda y me deje comer con tranquilidad , en estos lugares suelen tener un buen cocinero que conoce la comida tradicional, en Madrid no se come mal por 10/12 €, los calamares a la romana y la tortilla de patata la hacen muy bien y por supuesto el cocido.

Ahora he leído un articulo donde un cocinero de postín critica a este tipo de restaurante pensados para turistas, pensará el cocinero que todos disponemos de 50 € para comer o incluso mas.


Aquí en la Comunidad valenciana hay buenas arrocerías que por unos 15/20 € te pueden servir un buen arroz y un segundo, pienso que es un error gastarse un dineral en un restaurante de la guía Michelin, hay mucho cuento.

Buen provecho.

Royalities que cambiaron de religión.

La bella Meghan Markle lleva un currículum religioso curioso.En 2011 se casó con un productor judío y este la obligó a convertirse al ju...