viernes, 20 de noviembre de 2015

Aquel Tanger

Cuando se habla de Tanger hay que hablar de un antes y un después, Tanger fue grande en el amplio sentido de la palabra, fue ciudad internacional y por allí recaló medio mundo, desde Paul Bowles ( El cielo protector) hasta Barbara Hutton ( Almacenes Wolwort) 

Los que visitabamos la ciudad de vez en cuando por motivos varios nos solíamos encontrar en el Boulevard Pasteur, la ultima vez que lo ví en 2012 era una sombra del que yo conocí, los almacenes Kent hace años mil que desaparecieron, a mi me encataban, era Galerías Preciados en versión tangerina, quizás exagere un poco pero había de casi todo
                                                                Cementerio de animales
En los años 50 alguien tuvo la genial idea de hacer un cementerio de perros y gatos que a día de hoy existe pero que ya es historia, se encuentra en el camíno del Monte Mis recuerdos de la ciudad en los años 70 era de señoras con gorrito y perro, el Café Porte lleno y unos pasteles pa morirse,cuando visité la ciudad en 2012 estaba vacío y apenas  sin pasteles


Otra  imagen del cementerio de animales, cuando yo lo vi en el 76 estaba muy bien , algunas tumbas tenían hasta flores

En imágenes Palacio de Barbara Hutton


Había cierto caos, gente por doquier, que digo gente, gentío como dicen en Andalucía y pastelerías también por doquier. El Café de París me pareció mustio,no me pregunten por qué porque no sabría decirlo, pero imposible coger mesa y el tráfico un peligro, me dijeron que había 750.000 personas en la ciudad que en un principio fue pensada para unas 300.000 y tampoco es que hayan construido mucho y lo que han hecho  sin ton ni son,han roto el blanco tangerino con el color albero y han hecho edificios de espanto.


 Y los tangerinos antaño encantadores andaban algo ofuscados, malos humos y mucho cuidado al cruzar la calle porque van como balas, los semáforos como si no existieran y la medina con mucho bolso Cartier y Gucci a buenos precios, dan el pego, pero creo que la época de llevar un falso Cartier pasó ya no se ven por ninguna parte. Estos son los recuerdos que me traje del un viaje exprés.


El Café de París icono de la ciudad y la Catedral Católica  de estilo modernista.

De aquel Tanger queda poco.


Cuando se escribe y para quien se escribe

Para escribir hay que tener dentro el germen y el Don, lo pongo en mayúsculas, porque solo lo tienen unos cuantos, el germen lo tenemos...